10 errores en Redes Sociales

En la era de las comunicaciones digitales, gestionar correctamente las interacciones online es clave. ¡Lee este artículo y conoce los errores más comunes para no cometerlos tú también!

Las Redes Sociales llegaron para quedarse, sin importar de qué tipo de organización se trate. Lo que esto exige, es comunicar lo más novedoso (para destacar de la competencia, como bien indica Doppler en varios de sus artículos) e interactuar con la comunidad virtual, otorgándole a sus usuarios contenidos de calidad.

Por ejemplo, Facturante, solución online de Facturación Electrónica, se preocupa por brindar un valor agregado al producto final, no sólo compartiendo actualizaciones de su servicio, sino también generando contenido de interés para sus seguidores.

La clave está en conocer al público objetivo y qué le interesa que le contemos. Sin embargo, hay algunas cuestiones a tener en cuenta para no cometer ciertos errores que pueden generar un efecto no deseado.

Aquí te dejamos un resumen de aquellos que se repiten muy comúnmente en organizaciones que no gestionan bien sus Redes Sociales.

1. Saturar de soportes de comunicación

No todas las Redes Sociales son necesarias para todos los negocios. Facebook, Twitter, Instagram, etc., si no sirven a los propósitos comunicacionales no deben ser utilizadas simplemente “por moda”.

Conocer la naturaleza de la organización y los objetivos comunicacionales, te ayudará a definir cuáles son las que mejor se adaptan a tus requerimientos.

2. Centrar todos los esfuerzos en obtener seguidores

Cuando el mensaje es forzado, se nota. Vivir haciendo sorteos o concursos puede ser divertido, pero una organización que sólo gana seguidores a costa de regalos, no genera una buena imagen de marca ni otorga seriedad. Esto sólo será efectivo si se planea estratégicamente.

3. Saturar de publicaciones

Lo recomendable, dependiendo del rubro de la empresa, de si vende servicios, productos, o de si es una ONG, personalidad famosa, etc., es publicar no más de un posteo al día para no saturar a la audiencia y que se genere un efecto no deseado.

Además, lo ideal es publicar diferentes contenidos en las distintas Redes Sociales para brindar variedad y generar engagement con el público (ver ítem 10).

4. No publicar periódicamente

El hecho de no publicar nunca, genera el efecto contrario y redunda en pérdida de seguidores, ya que siempre se le debe dar un valor agregado al usuario que piensa “¿para qué voy a seguir a esta página si no sé quiénes son, qué hacen, etc.?”

5. Preocuparse más por los “Me Gusta” que por la interacción

Se relaciona con el ítem 2. A veces, 10, 100 o 1000 likes no sirven tanto si la interacción es nula. Recuerda que las Redes Sociales son eso: sociales. Unos cuantos comentarios positivos valen más que mil “Me Gusta”.

6. No mantener coherencia entre el decir y el hacer 

Si muestras a tu organización como atenta al usuario pero no respondes rápidamente los mensajes privados, generarás ruido en la imagen de marca y por ende, frustración y enojo en el usuario que se tomó el tiempo para comunicarse.

7. Incoherencia entre los tonos de comunicación y la identidad visual

Si el sitio web o blog de una compañía es netamente formal y posee determinada estética, al igual que el manejo de mensajes vía Email, pero el perfil de Facebook, LinkedIn o Twitter es informal o utiliza otra estética totalmente diferente, estamos en presencia de una incoherencia comunicacional.

Esto genera desconcierto y puede que desoriente al usuario, y, que, en el peor de los casos, al no relacionar la web con la Fan Page llegue a pensar que se trata de dos marcas diferentes. ¡Un error fatal!

8. Eliminar malos comentarios

No hay nada peor que aquellas empresas que eliminan los comentarios o publicaciones negativas de sus usuarios. ¡Nunca lo hagas!

Siempre debes demostrar que la empresa acepta opiniones aunque difieran, y que le preocupa lo que el usuario experimentó y le interesa conocer qué lo llevó a realizar ese comentario.

Por eso, bríndale tu ayuda para resolver el inconveniente de modo personalizado. Si es necesario, también puedes escribirle por privado.

9. Excederte con la informalidad

Tampoco sirve ser extremadamente “moderno” y “open minded” a un nivel muy extremo, porque esto puede generar que el usuario no se sienta tomado en serio.

El responder una duda, sugerencia o comentario de forma muy informal, dependerá del público y del tipo de organización. Esto debe ser tenido en cuenta para que el mensaje sea coherente con la empresa que lo emite, y no cause un efecto desagradable en el usuario.

10. Compartir contenido entre redes

Hacer una publicación en Facebook, linkearla en Twitter y compartirla en Google+, no suele ser conveniente.

Probablemente el número de seguidores bajarán notablemente si mantienes esta estrategia de forma habitual, ya que siendo realistas, si se brinda contenido que no es de calidad, ni original, y sólo se comparte información de una red a otra, ¿quién no se cansa?

Esto se relaciona con el ítem 4: si no hay tiempo o recursos para destinar a gestionar redes, mejor no incursionar en las mismas.

¡Tip extra!

Antes de despedirnos, ¡te dejamos el último consejos de regalo!

Sé amable y brinda trato personalizado. Si tienes que responder un comentario o publicación, empieza siempre con el nombre de la persona que se comunicó.

No es lo mismo decir “Hola, ¿en qué puedo ayudarte?” que “Hola Agustina, gracias por comunicarte con nosotros. Cuéntanos en qué podemos ayudarte por favor”

Y por último, no te olvides de que todo comunica, ¡inclusive el silencio!

¿Gestionas las Redes Sociales de alguna empresa u organización? ¡Coméntanos tu experiencia! Y si te gustó el artículo, compártelo así más personas podrán evitar cometer estos errores.

  • ¿Te ha gustado? Compártelo:
Recomienda al autor
¿Quieres ser un autor invitado? Envíanos tus artículos.

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.