redsocial-personalizar

Si hasta ahora dudabas del poder de los mensajes personalizados, a continuación conocerás una historia que te hará cambiar de opinión para siempre. Entérate cómo la primera Red Social creada para compartir imágenes en tiempo real se hizo popular interactuando con cada usuario de forma personalizada.

Pinterest es una de las aplicaciones que, sin duda, marcó tendencia en la última década. Precursora de una funcionalidad que se terminó convirtiendo en furor: la publicación de imágenes y fotografías en tiempo real.

Cuando surgió esta Red Social, por el año 2009, el resto de los Social Media giraban en torno a la publicación de texto, por ello, sus creadores pensaron en una plataforma diferente e innovadora para la época, centrada en compartir y organizar imágenes.

El producto era excelente pero en ese entonces los usuarios estaban acostumbrados a una forma de interacción bien distinta. ¿Cómo hicieron sus fundadores para posicionarlo en el mercado? Recurrieron a una estrategia de mensajes personalizados que se transformó en el principal motor de crecimiento.

¡Disfruta y aprende con esta atrapante historia basada en hechos reales!

De Google hacia lo desconocido

Antes de comenzar, es importante que conozcas bien a Ben Silbermann, el hombre detrás de Pinterest. Resulta que un buen día, este empleado de Google decide que ha llegado el momento de dejar su puesto en la compañía, y de “volar solo”, ¿arriesgado? Un poco.

Esta aventura que estaba a punto de comenzar fue la que, un tiempo después, le llevaría a la fundación de Pinterest, pero como muchas veces ocurre, el fracaso es un requisito para el éxito.

Ya fuera de Google, Ben se alía con su amigo Paul Sciarra y juntos cofundan Cold Brew Labs, empresa de la que nace su primer proyecto: la app Tote. Esta plataforma ofrecía al usuario la posibilidad de crear catálogos personalizados de ropa según la actividad del mismo en Tiendas Online, lo que, para muchos incluido un servidor, se trató de una idea adelantada a su tiempo. El resultado de esta primera experiencia en el emprendimiento fue negativa para Ben.

A pesar del fracaso, nuestro protagonista tenía clara una cosa: no podía volver a Google. Ya les había dicho a sus ex compañeros que iba a triunfar con su propia empresa y volver con el fracaso bajo el brazo supondría una gran vergüenza para él.

Por lo que de nuevo, Ben «se pone el mono de trabajo» junto a Paul, y tras trabajar en más de 50 diseños, ambos consiguen esbozar lo que hoy conocemos como Pinterest, versión que consiguen gracias a la ayuda de un tercero, Evan Sharp. Efectivamente, más de 50 diseños hicieron falta para crear la famosa Red Social, pero ¡atención! Ahí no termina la historia de perseverancia de nuestros amigos de Pinterest.

Personalización: la llave del éxito

La falta de recursos es un mal al que se enfrentan muchos emprendedores al principio de sus aventuras, ¡y Pinterest no iba a ser diferente! Ben, Paul y Evan no podían permitirse invertir grandes cifras de dinero en publicidad y promociones para su plataforma pero esto no sería un obstáculo.

El ingenioso Ben, convencido del potencial que tenía su creación, pensó en algo que terminó cambiando el destino de la misma. Lo que hizo fue dedicar los siguientes días únicamente a una tarea: Atender a los usuarios de la plataforma para que éstos se sintieran parte de la misma.

¿Cómo? Le escribió personalmente a los primeros 5.000 usuarios (sí, sí, has leído bien: 5.000), ofreciéndoles su teléfono personal y la posibilidad de concretar una cita para conocerse y resolver dudas, o escuchar sus sugerencias sobre Pinterest.

Él sabía que la personalización era clave para acercarse poco a poco a los clientes pero en ese entonces no existían herramientas automáticas de envío de mensajes predefinidos, tuvo que hacerlo manualmente, uno por uno. Increíble pero real.

Por suerte, actualmente existen plataformas como Doppler que permiten realizar envíos masivos pero personalizados a la vez para hacer sentir especial a cada Suscriptor brindándoles un trato diferencial.

¿Tienes tu propio emprendimiento o negocio? ¡No esperes más! Es hora de que adaptes tus mensajes a cada cliente en particular, haz como Ben y llega a ellos con Emails personalizados, comprueba tú mismo los resultados.

En Pinterest, los resultados del esfuerzo y dedicación de su creador finalmente fueron sorprendentes. La cantidad de usuarios comenzó a crecer exponencialmente desde que Ben implementó su estrategia.

Si eres uno de los 150 millones de usuarios que en la actualidad disfrutan de la Red Social de estos chicos, piensa en esta historia cuando accedas a tu cuenta y uses la plataforma. Pinterest es el final feliz de un proyecto nada sencillo, en el que la perseverancia y el trabajo duro fueron claves.

Persevera, personaliza y triunfarás

Muchos proyectos, en su ansia de crecimiento, solo se centran en promocionar sus productos y olvidan cuidar a los que ya son clientes o usuarios del mismo. Pero, en realidad, son aquellos que ya los utilizan quienes pueden comentar fallos o carencias del mismo, los que pueden ayudar a mejorarlo y, si reciben un buen trato, promocionarán la marca de forma gratuita.

Si tienes tu propio negocio y quieres hacerlo crecer ten en cuenta que tu prioridad debe ser cuidar a tus clientes, suscriptores y/o usuarios. Bríndales un trato especial a los que se preocupan por escribirte y te dan su feedback, a los que comparten tus contenidos e interactúan con frecuencia. Sigue esta recomendación y prepárate para obtener mucho más de lo que siembras.

Como decía el bueno de Steve Jobs:

“Estoy convencido de que la mitad de lo que separa a un emprendedor exitoso de uno que no lo es, es la perseverancia”.

¿Te has quedado con “hambre” de más historias y curiosidades? Puedes encontrar otras de este estilo en el libro “Cuando éramos emprendedores”. ¡Adéntrate a un interesante recorrido por los orígenes de las grandes empresas y marcas del momento!

  • ¿Te ha gustado? Compártelo:
Recomienda al autor
¿Quieres ser un autor invitado? Envíanos tus artículos.

Límite de tiempo agotado. Por favor, recargar el CAPTCHA.